Todos los momentos podían ser adversos

Solamente un pequeño avance

Ya no estábamos solamente los humanos en el planeta, ahora teníamos que entender que otra raza con habilidades diferentes se encontraba entre nosotros y no todas las personas los iban a ver como amigos, algunas incluso estaban dispuestas a aniquilar su posibilidad de quedarse entre nosotros, les temían y hasta cierto punto esto resultaba razonable.

La similitud con el cuerpo humano los asombraba, no lograban entender en qué momento algo en su interior creaba empatía con ellos, un cierto encanto ante lo desconocido y el temor de no entender cual sería la reacción de ellos ante una agresión. Todos los momentos podían ser adversos, pero nunca podemos conocer el poder de la maldad y el ser humanos sabía serlo cuando se lo proponía.

Autor: Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es una gran motivación para todo el que escribe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s