El alce en la niebla

El proceso creativo a veces es un delirante encuentro con las realidades alternas que habitamos tan solo con la imaginación.

#everydayinspiration

Jadeante detiene la marcha, su presencia se impone cuando me observa

Hay ocasiones que nos detenemos para analizar qué camino debemos seguir y nos cuesta mucho trabajo entender las encrucijadas que se nos presentan,  sin embargo lo que mejor nos orienta es poder ver la luz, incluso a través de la niebla, para ello los sueños son los mejores consejeros de algunos escritores, no se si de la mayoría pero bueno es parte del proceso creativo y es en verdad alentador.

Quiero comentarles que estoy en la última parte de mi novela y me he dado una pausa para ir al prólogo, en él tengo que caminar por los antecedentes y salir de mis propias raíces para encontrarme en un sitio completamente distinto con una magia que es cautivadora y siempre es necesario volver al título y recordar lo importante de observar con “Otra Mirada”, hay un inicio que no nos corresponde y que sin embargo es referencia plena de la historia que formamos.

Vuelvo al sueño y la espesa niebla de ese sitio que desconozco, el galope de un animal asustado me pone en alerta, jadeante detiene la marcha, es un alce, su presencia se impone cuando me observa, entonces comprendo en qué sitio del mundo me encuentro y lo que significa ese animal cuya mirada me transmite una memoria ancestral, lo único que nos une en ese instante es un mismo pensamiento, lo comprendo totalmente, ahora puedo seguir cada paso de mi siguiente capítulo y las razones de sus argumentos.

Levantó los brazos hacia lo alto demostrando gratitud, la lluvia comienza y todo rastro de temor o de incertidumbre desaparece, se que a muchos lectores y compañeros no les ha de servir el descubrimiento, no le encontrarán sentido, no me importa, está hecho.

Entiendo con claridad que desde el punto de vista agnóstico filtro lo divino del mito, la mitología del credo y la realidad de lo espiritual; me quedo con la esencia que no se alimenta de la raíz pero se nutre de ella. Recuerdo la mirada del alce, soy consciente de que nuestros mundos jamás podrían coincidir, el medio que nos reunió en ese espacio del tiempo fue el llamado que hicimos con el pensamiento para indicarnos un reto, un camino. la dirección de un mensaje que debe ser entregado: Algún día seremos humo, seremos niebla, habremos trascendido.

Autor: Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es una gran motivación para todo el que escribe

2 comentarios en “El alce en la niebla”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s