Conjunciones planetarias el misterio distante…

Ahí donde entendemos lo que nos es ajeno

El diálogo con los planetas nos habla de que el universo cuenta con ciertas reglas que son difíciles de modificar… La paz no se comparte con cualquiera y es cauta con los incondicionales, no lo olvidemos… Entre los más grandes abismos la vida nos permite identificar realidades alternas, nos ayuda a sentir la atracción de los planetas y desviar las ataduras que nos gobiernan pero es difícil ir contra las reglas que ya estableció la naturaleza, ese mundo está marcado por la inviolable capacidad de la física; de esa forma no vas a seguir un camino que te lleve a la trágica captura de un hoyo negro, nadie ha vuelto de esos lugares, nada escapa a la vida desconectada de lo conocido o por conocer…

Descubres detalles y mundos distintos

Todas aquellas razones que nos forman y por las cuales la sana distancia del escritor es su brillo de sensatez, en algunas ocasiones.

Sigue el borrador en su proceso, nada es igual cuando la naturaleza de los personajes se acercan a realidades que nosotros no podemos ignorar. Las catástrofes naturales, encuentros con personas que crean disturbios; mareas que destrozan diques, todo se afirma en el mundo que quisiéramos perteneciera a un pasado lejano, sin embargo está entre nosotros y parece recordarnos la fragilidad del mundo en el cual vivimos.

Abordemos y dejemos todo atrás

Sencillamente abordamos en alas de un libro, nos distanciamos de la realidad que nos daña, conseguimos un espacio único y olvidamos que la vida es dolorosa y atroz; ningún ser humano daña al creador que llevamos dentro, es necesario conservar una sana distancia y vincularnos con los sueños, la vida se empieza a extender por los espacios donde solo nuestros personajes habitan, nadie es cercano , nadie puede cercarnos , tampoco limitar lo que visualizamos.

Todos los momentos podían ser adversos

Solamente un pequeño avance

Ya no estábamos solamente los humanos en el planeta, ahora teníamos que entender que otra raza con habilidades diferentes se encontraba entre nosotros y no todas las personas los iban a ver como amigos, algunas incluso estaban dispuestas a aniquilar su posibilidad de quedarse entre nosotros, les temían y hasta cierto punto esto resultaba razonable.

La similitud con el cuerpo humano los asombraba, no lograban entender en qué momento algo en su interior creaba empatía con ellos, un cierto encanto ante lo desconocido y el temor de no entender cual sería la reacción de ellos ante una agresión. Todos los momentos podían ser adversos, pero nunca podemos conocer el poder de la maldad y el ser humanos sabía serlo cuando se lo proponía.

La memoria olvida, recrea historias, hace renacer a los libros.

Cuando leemos algo encontramos y se vuelve nuestro, a veces un acontecimiento despierta en nosotros la idea que leímos y somos su recuerdo, a veces solo paseamos el alma adolorida por un historia escrita con deseos de sanar

En la mente hay un bosque donde se quedan las ideas, no los libros enteros

Sin la memoria no somos lo que dicta la ética humanista, no somos lo que nos han hecho aprender, tampoco aquello que con el tiempo aprendimos a olvidar; no somos el odio o el llanto, el recuerdo amargo y el beso confundido… Seríamos un vendaval sin rumbo y un borrón en la historia. Cada libro que estuvo en nuestra vida nos ha motivado a recordarlo de forma fragmentada y un tanto esquiva, nos sirven las frases sueltas y creamos eternas paráfrasis en el encuentro de un destello que nos salva del total olvido y relacionamos a los seres míticos con la cruda realidad donde está el ser que se les asemeja o que deseamos así sea. Vagamos inventando historias y necesitamos la imaginación que los escritores han poseído como el fuego divino, se los arrebatamos cuando es necesario, cuando nos pudre el alma la soledad y el desencanto… Somos las historias que nos han dejado, los puños de energía que nos alivian el momento y reconocemos que lo que pasa en muchos libros no es historia de todos y ni siquiera posible en la vida nuestra.

Recordaremos al personaje amado y especial de nuestra historia, Tai McGrell

Algunas veces hay historias que se vuelven parte de nuestra propia existencia y todo puede ser visto ante los ojos de una mirada única, la de ella Tai McGrell

En ninguna de las acciones que realizamos para cambiar las situaciones que nos rodean, lo hacemos solos, todo el tiempo que emprendemos una hazaña, una tarea monumental, un desgastante trabajo social, lo hacemos en comunidad. Vamos por la vida como soñadores, nos cautiva la idea de cambio, estrategia atrevida, de motivar con la imaginación, nos enorgullece que nos eligan para algo, pero no logramos nada si no lo compartimos y decidimos que es necesario valorarlo en unidad.

De eso se tratan la mayoría de las cosas que nos hacen crecer, de eso va aquello que nos motiva a ir más lejos; bueno existen los solitarios que no dan para compartir nada, los egoístas que encuentran siempre el lado oscuro de las cosas… La gente que no decide creer en sus sueños, porque se le han roto en el camino… Existe un campo minado de críticas en toda tarea elocuente, existe un sembrador de sueños en los momentos más pertinentes; ahí estamos en un instante que nos ha permitido la vida ser la mejor versión que nuestras limitaciones nos permiten, vamos cruzando densos valles de nubosos ventarrones, valiosas escenas de sonrisas compartidas y el maravilloso encanto de estar en el preciso instante cuando alguien nos ha dicho lo que siente y nos doblega, nos apasiona y nos inspira.

Ahí recordaremos al personaje amado y especial de nuestra historia, Tai McGrell al cobijo de la esperanza tomada de la mano de su compañero de vida que mira hacia la tierra desde la luna, inicia un trayecto para sorprender al mundo con sus ideas y buscar las manos y las mentes que entiendan de qué se trata todo lo que ha decidido que vale la pena salvar. no porque ella así lo cree sino porque entiende el valor de la vida sin importar el rincón del mundo o el universo donde ésta florece y esté dispuesta a dar la batalla por preservarse.

Ideas que nos cautivan, Dra. Jessie Christiansen

Detalles que atraen nuestra atención y que nos invitan a imaginar el pasado y el futuro de nuestra existencia sideral

Es apasionante darnos cuenta de lo impresionante que resulta reconocer que la vía láctea no ha sido la misma todo el tiempo, totalmente lógico pero ante la mirada de la Dra. Christiansen las cosas toman una nueva perspectiva cuando nos dice:

La vía láctea ha cambiado con los años transcurridos desde su creación
Vía láctea

Las escalas de tiempo astronómicas parecen muy diferentes de las nuestras, en realidad coinciden bastante bien con las escalas de tiempo arqueológicas.

La animación muestra que el sol tarda entre 200 y 250 millones de años en orbitar alrededor del centro de la galaxia, que es una gran espiral, bordeando el peligroso centro que sería inhóspito para la vida.

Según nuestra posición actual en la galaxia y las escalas de tiempo compartidas en la animación, esencialmente hemos completado una órbita.

Ella les dijo a sus compañeros astrónomos que antes de que se extinguieran, los dinosaurios ni siquiera habrían visto estas estrellas en el cielo porque no existieron hasta millones de años después del evento de extinción.

Les invito a leer completo el artículo titulado: La Tierra estaba al otro lado de la galaxia cuando reinaban los dinosaurios

¿Por qué estamos aquí?

Nunca sabremos quien nos mira en la distancia, jamás veremos a los que nos observan sin mirarnos, pero somos un todo en el vasto universo

Somos un insignificante planeta en un sistema solar que logró generar vida, te has preguntado si los seres humanos al mirar las estrellas en el pasado se preguntaron lo mismo que nosotros, indagaron sobre las realidades alternas a las que nos pudiéramos enfrentar en el futuro… Posiblemente nos sentimos únicos y vigilados por una deidad superior a nosotros; enfrentamos el momento más sutil al recrear en la mente de los demás la idea de esa divinidad.

Llegaron desde el pasado, ellos los estudiosos de los movimientos en la bóveda celeste

Hasta ese momento no teníamos la certeza que otros hacían lo mismo, soñaban con la idea de conocer que había más allá de su propio entorno, o me refiero a los continentes, sino a ese caudaloso encanto llamado espacio profundo.

Nada es más atrayente que lo que no conocemos, la vida fluye en los sitios más recónditos del planeta, nos acerca a la sorpresa, nos invade con su grandilocuencia y es el vasto brillo de las estrellas lo que nos invita a dejar de adivinar de qué se trata y surcar el infinito espacio en busca de respuestas. Pero el momento del romanticismos plagado de buenas voluntades no dura para siempre. Las galaxias se engullen unas a otras y los agujeros negros son ávidos de todo lo que está a su alrededor, ellos nos observan y saben que el camino y la ruta nos mostrará el destino de un final sin historias y sin logros para contar a los otros. incuso aquellos a los que jamás vimos, de los que jamás supimos nada…

El camino que inspira y motiva al escribir

Hace algún tiempo Galaxia de Cristal le dio un giro impresionante a lo que mi mente pensaba respecto a la vida en el espacio y la vida del espacio lejano a nosotros

Soy una blogger que le gusta la dinámica de escribir diseñando las atmósferas de sus trabajos con la compañía de los libros y sus blogs; el diseño que explora un libro tiene su espejo en los blogs, nos inspiran y motivan a seguir con una buena dosis de profesionalismo y sin perder la perspectiva en la medida de nuestras posibilidades.

Todos nos hemos puesto en algún momento a diseñar un blog con motivos específicos, publicitarios, de divulgación, para vender un producto o simplemente para soñar juntos en un mundo dominado por las ideas y las palabras engarzadas en un estilo de decir las cosas; ahí vamos buscando que la creatividad no se nos caiga, que la belleza de un momento y su nostalgia no sea ajena a los que nos leen y nos inste a compartir todo aquello que nos apasiona.

Escribo por que es una forma interpretar mi entorno

Trabajo en talleres y organizo los propios, reconozco en la palabra una herramienta de la vida y una forma de perpetuar la propia cultura

Nunca sabremos hasta donde lo que escribimos pueda prolongarse más allá de nuestra generación, tal vez no sea importante, el que escribe late con sus palabras, las respira y son su impulso vital

¿Qué dicen los otros del por qué escriben?

  • “Es el centro de lo que hago. no concibo la vida sin la escritura”(Mario Vargas Llosa)
  • “Es fantástico dedicarse a algo que uno sabe hacer bien”(Ken Follet)

Nos gusta preguntarnos que es lo que sucede detrás de una puerta cerrada, qué pasaría si hubiéramos encontrado a quien no tuvimos jamás; nos fascina describir el sentimiento de los otros y hacerlo nuestro a través de la palabra escrita, esa es parte de las razones del que escribe, al menos lo que yo me digo al diseñar un personaje.

¿Cuales son las preguntas que nos hacemos y las que nos causan preocupación?, ¿De donde surge el necesario ejercicio de la escritura?

John Boyne, lo expresa de una forma fabulosa:

“Como la mayoría de los escritores, no escribo porque lo haya elegido; escribo porque tengo que hacerlo. Escribo porque estoy tratando de entenderme a mí mismo, mi vida, la razón por la que nací, la explicación de por qué moriré, y descubro que solo puedo hacerlo entrando en un universo habitado por personajes que nacen de mi imaginación. Escribo porque las historias entran en mi mente y me niego a irme sin dejarlas en la pantalla de mi ordenador.”

  • ¿Cuales son los temas que más me atraen en particular?
  • ¿Dónde me di cuenta que no me iba del mundo sin dejar palabras en libros y cuadernos?
  • ¿Que me conecta con el mundo de la literatura y desde cuando?
  • ¿Qué tan importante es pensar en el éxito de una historia ?

Definitivamente para cada uno de nosotros estas respuestas son diferentes y su importancia va de lo capital a lo superficial y jamas podríamos dejar de pensar en los escritores que han convertido su oficio en un negocio lucrativo y no pueden escapar de acrecentar sus momentos de creatividad y temen profundamente a los vacíos existenciales donde la hoja en blanco los atemoriza

Leemos y luego escribimos, parafraseamos a los autores, los hacemos hermanos de inspiración, los dejamos en el librero para recordarnos por que somos parte de un ejercicio que nos impide claudicar.

Escribimos por que los escenarios de un sueño son alimentados por la magia que logramos atesorar, escribimos por que queremos encontrar a un desconocido delineado por la pluma de nuestras ideas y hacerlo real en nuestras páginas; les damos vida y los soltamos al mundo, les damos el vigor que hemos perdido y la belleza o fiereza que encontramos en los cajones de nuestra inspiración.

Recapitulando

Debemos quedarnos a la vera del camino, precisamente en las últimas páginas de la historia y en la ubicación exacta, de ahí hacia adelante sigue este relato…

Ya nos conocíamos, pero no eramos los mismos, no hablaban igual, jamás cara a cara y fue difícil….

Estas páginas no son la novela, ellas son un atisbo, son el caudal de ideas que la van formando y que alientan a su lectura, un afán de alegoría donde la vida nos cautiva para seguir con la página en blanco y diseñarle un nuevo entorno. Nada es más difícil que enfrentarnos a lo desconocido y pensar que es o será como lo habíamos imaginado.